El Metro de la 80 y la red de ciclorrutas recibirán asesoría del Reino Unido para reducir gases efecto invernadero. 2021/05/21.

– Ambos proyectos cumplieron con los requisitos para este acompañamiento técnico que permitirá mitigar el cambio climático.

– Un nuevo paso para convertir a Medellín en una Ecociudad, donde el medio ambiente esté en armonía con los ciudadanos. 

Medellín fue seleccionada por el gobierno británico para evaluar las necesidades en innovación energética y tecnología de eliminación de gases de efecto invernadero (GEI). La estrategia, adelantada por el Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial (BEIS, por sus siglas en inglés), busca financiar iniciativas de mitigación del cambio climático en países en vía de desarrollo, a través de su fondo International Climate Finance (ICF). 

Para este fin se identificaron los proyectos del Metro de la 80 y la red de ciclorrutas, ambos en implementación y con alto potencial para reducir emisiones de GEI. Se recibió, además, apoyo para el reporte de la ciudad en el RENARE, plataforma para registrar las reducciones de estos gases en Colombia. 

Las iniciativas fueron seleccionadas entre un inventario que incluía la Zona Urbana de Aire Protegido (ZUAP), el carril TRT (truck rapid transit) del río, Línea Z (línea de buses eléctricos con conexión al aeropuerto José María Córdova), tramo de ciclorruta Norte-Sur, taxis eléctricos, entre otros.

El proceso comenzó con la construcción de una matriz de priorización que tuvo en cuenta la importancia del proyecto para la ciudad, el potencial de mitigación de gases de efecto invernadero, los beneficios esperados y el impacto de género, todo desde un punto de vista teórico y según experiencias internacionales. 

La secretaria de Medio Ambiente, Juliana Colorado, enfatizó que a través de estas acciones internacionales “seguimos avanzando con contundencia hacia el desarrollo de una ciudad coherente y sostenible con los desafíos que trate este siglo XXI, comprometidos con el Acuerdo de París y conscientes que el bienestar del planeta es el mayor desafío de nuestra sociedad, y su cuidado es fundamental para todas las formas de vida”. 

Se espera que con este ejercicio de cooperación técnica internacional, local y regional se reduzcan las emisiones de contaminantes, las muertes prematuras con el fomento de la actividad física y de espacios seguros, accesibles y bien iluminados, de modo que la estrategia de Ecociudad del Plan de Desarrollo Medellín Futuro y la meta de ser una ciudad Carbono Neutro a 2050 mantenga su impacto en la calidad de vida de los ciudadanos.

Finalmente, la directora ejecutiva de la ACI, Eleonora Betancur, señaló que “Medellín, con su Plan de Desarrollo, se ha convertido en modelo para muchas ciudades de la región y del mundo gracias a su apuesta decidida por el medio ambiente. El hecho de pertenecer y tener un liderazgo en la red C40 y ahora con la selección para estos proyectos del BEIS, evidencia que cada vez tenemos una responsabilidad mayor para lograr que los compromisos del mundo entero en el Pacto de París se hagan realidad y logremos salvar al planeta”. 

La densificación de la red ciclística comprende la implementación de 40 kilómetros de longitud con ciclo-infraestructura en su mayoría segregada para consolidar tramos de corredores que permitan ampliar y conectar la red urbana y metropolitana existente.

A su vez, el Metro de la 80 es un proyecto estratégico de movilidad sostenible, transformación urbana y espacio público, que conectará la zona occidental de Medellín, a través de una tecnología de metro ligero, que aportará al mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes.

La financiación climática internacional (ICF por sus siglas en inglés) de BEIS es un compromiso del Gobierno de Reino Unido para ayudar a los países en desarrollo a responder a los desafíos y oportunidades del cambio climático. 

Como parte de este compromiso, BEIS proporcionará al menos 7.500 millones de dólares de ICF a 2021, con el objetivo de lograr una división equitativa entre mitigación y adaptación, posicionando al Reino Unido entre los principales proveedores mundiales de financiamiento climático.

Deja un Comentario